Del baño a la cocina: Texas reciclará la orina para combatir la sequía

La sequia es un mal que afecta a muchas partes del planeta y que puede llevar a las personas a utilizar recursos impensados en otros momentos. Las precipitaciones han descendido drásticamente este año en el estado de Texas, Estados Unidos y la ola de calor continuará hasta octubre. Las autoridades apuestan por mezclar agua residual tratada con agua potable para mantener el suministro.

Sequia Texas

La situación hídrica de Texas es grave; sus habitantes sufren una de las peores sequías de su historia. Las autoridades señalan que el 75 por ciento del territorio soporta una ola de calor extraordinaria, que ha provocado el descenso de las reservas de agua y el recorte del suministro en un 20 por ciento.

Así las cosas, los jefes municipales están dispuestos a escuchar cualquier medida que prometa paliar los efectos de sequías venideras, incluso, reciclar la orina de sus vecinos. En Big Spring, al oeste de Texas, se encuentra actualmente una planta de tratamiento de aguas residuales que depura el agua de más de 27.000 personas, que se beneficiarán con esta iniciativa.

La idea es que esta planta trate las aguas residuales que normalmente desembocan en un río para mezclarla posteriormente con agua potable y hacerla apta para el consumo humano. Este sistema acelera un proceso que se produce de forma natural en pantanos y humedales y que evitará que los pobladores deban sufrir grandes restricciones en el suministro.

Grandes sequías afectan a 240 mil personas en China

Durante los últimos años, diversas sequías han azotado grandes zonas de nuestro planeta, dañando en forma irreparable frágiles ecosistemas y provocando innumerables problemas a las poblaciones que habitan esos lugares. Durante estos días, un prolongado periodo de sequía ha dejado sin agua potable a 240 mil personas y a 110 mil cabezas de ganado al sur de China.

Se trata de una región autónoma habitada por la etnia zhuang de Guangxi, al sur de China. Desde agosto del último año las lluvias han sido escasas en esta región montañosa del oeste y el noroeste de Guangxi, donde las tareas rurales predominan. La situación se ha tornado crítica durante los últimos días, a punto tal que los gobiernos locales han empezado a enviar camiones cisterna llenos de agua a las aldeas más afectadas por la sequía, explicaron funcionarios locales.

Distintas agencias de noticias explican que la situación se torna más difícil ya que las aldeas se encuentran dispersas en la región. Así las cosas, muchos habitantes se ven obligados a recorrer hasta tres kilómetros para obtener agua o para poder comprarla en los poblados.

Estamos organizando a los residentes locales para excavar pozos y desviar el agua hacia las zonas más castigadas por la sequía“, informó un portavoz.

Ya en diciembre del año pasado se estimaba que la producción de azúcar en Guangxi, la mayor zona de producción en el país, caería unas 300 mil toneladas. Esta región produce el 60 por ciento del azúcar chino.