¿Por qué bebemos agua mineral?

Si, si, ya sé en anteriores artículos os he nombrado las ventajas que tienen las aguas minerales frente al agua del grifo, y lo beneficiosas que pueden ser para el organismo (aunque no para el bolsillo) pero… ¿Por qué bebemos agua mineral?

Si las personas están sanas y no sufren ninguna dolencia, lo más seguro es que no beban agua mineral sino agua del grifo. ¿Por qué? Pues porque para ellos no hay diferencia, no se han puesto enfermos ni han padecido nada por beber agua del grifo y, a no ser que ésta comience a oler o a tener un sabor extraño, dudo que empiecen a comprar agua mineral (incluso pueden hacerlo durante un tiempo y después volver a beber el agua del grifo).

Los motivos principales, cuando tienes buena salud, es principalmente el dinero que se te va en comprar botellas porque, a la larga, se gasta muchísimo en las botellas de agua mineral y el consumo de agua del grifo no es que se vea muy reducido, con lo que acabamos pagando dos veces, una por beber «salud» (ya veremos si todo lo que nos venden es agua mineral), y otra por tener agua para vivir.