Aproximacion al proceso del agua mineral

El agua mineral se embotella siguiendo estrictas normas de calidad e higiene; por ejemplo, está prohibido tratarla con sustancias químicas pero se permite filtrarla por medios mecánicos (esta opción suele ser innecesaria ya que las aguas minerales se filtran de forma natural en el subsuelo). Su composición debe ser determinada por una institución reconocida, y el análisis de su contenido debe figurar en la etiqueta de los envases; desde luego, debe estar libre de microorganismos nocivos y sustancias contaminantes, y no está autorizado anunciarla aludiendo a supuestas propiedades medicinales.

Las aguas minerales se embotellan al natural o gasificadas, y su consumo frecuente puede provocar flatulencia en algunas personas. Pero fuera de esta consecuencia, el agua mineral no produce ningún efecto nocivo para la salud.

Los procesos por los que tiene que verse sometida el agua mineral son caros, y laboriosos, ya se decía en una noticia que sale más caro producir un litro de agua mineral que beber un litro del agua del grifo, pero la calidad, por supuesto, no es la misma una que otra.

No sabría deciros exactamente cuánto cuesta producir un litro de agua mineral pero la maquinaria necesaria, la mano de obra y todo lo que implica tener una empresa dedicada al proceso y envasado de agua mineral ha de ser costoso y si los costes van subiendo (como tood en la vida) el agua también irá subiendo, cosa que ha hecho en los últimos meses (junto con miles de productos).

El único problema que podríamos llegar a tener sería en el hecho de que, con todo lo que le estamos haciendo al planeta y tal y como está ahora el cambio climático, quizás nos lleguemos a quedar sin esas aguas minerales…