Saltar al contenido

Hidratación en invierno: Cómo incorporar agua en la dieta a través de los alimentos

14/01/2013

Nuestro organismo necesita agua para funcionar correctamente, eso lo sabe todo el mundo. Sin embargo, durante los fríos días de invierno solemos beber menos de lo que nuestro cuerpo necesita. Aquí compartimos una serie de consejos y tips que te ayudarán a hidratarte correctamente incrementando el agua en tus alimentos; de manera simple y económica.

El agua que comemos

Los alimentos representan hasta un 30 por ciento de nuestro consumo diario de líquidos. Además de las infusiones cálidas que incorporamos a la dieta durante el invierno, incluir ciertos alimentos nos ayudará a mantener o mejorar la hidratación de nuestro organismo. La gente de Directo al paladar nos brinda una serie de consejos para hacerlo:

  • A la hora de comprar los alimento, prefiere los productos frescos ya que suelen tener más agua en su composición y menos sal.
  • Algunos productos, como las frutas y verduras frescas, leches y yogures poseen un alto contenido acuoso. Si las prefieres cocidas, recuerda que hechas al horno se deshidratan, mientras que preparadas al vapor conservan gran parte de su contenido líquido. Si las comes crudas, puedes sacarlas de la heladera unos minutos antes para que tomen temperatura ambiente y no estén tan frías.
  • Si no te gustan las frutas o verduras crudas, puedes optar por las compotas y sopas. Son una opción ideal para consumir líquidos en invierno. Otra opción, aunque más fría, son las gelatinas.
  • También puedes utilizar zumos de verduras o frutas e incorporarlos como parte de las salsas, por ejemplo.
  • Es importante mencionar que la cantidad de líquidos que mantengan nuestros alimentos dependerá del método de cocción que utilicemos. Se recomienda prepararlos al vapor, hervidos, guisados o papillote.

Una correcta hidratación ayudará a prevenir el estreñimiento, evitar la sequedad en la piel y el cabello (tan típica del invierno), evitar la retención de líquidos y mejorar el funcionamiento de los riñones.

Fuente | Directo al paladar