Descontaminar agua con cáscara de bananas

Luego de muchos años de intenso trabajo, un grupo de científicos colombianos descubrió propiedades excelentes en los residuos agrícolas. Andrés Felipe Cordero, un químico de sólo 24 años, halló que algunos de estos residuos, como las cáscaras de plátano, eliminan del agua metales pesados como el plomo, el níquel y el cromo.

El joven especialista trabajó durante cinco años en una propuesta alternativa para descontaminar el agua sin necesidad de usar materias primas que terminan dañando el medio ambiente.

«Lo que hice fue aprovechar los residuos para limpiar al agua, así reemplacé el carbón activado por resina de plátano y de esta manera el biodegradable pudo absorber con mayor eficiencia» explico Cordero.

Su hallazgo tiene implicancias muy importantes, ya que hasta ahora, el método para descontaminar el agua consisten en utilizar carbón activado, un producto industrial que absorbe un pequeño porcentaje de metales pesados pero que su misma extracción produce efectos contraproducentes para el medio ambiente.

La contaminación de las aguas por metales causa un gran daño ambiental, ya que estos materiales nunca desaparecen, contaminan todo a su paso y viajan a través de las aguas hasta terminar en cultivos de consumo humano.

«Cuando consumimos agua o vegetales expuestos a metales pesados se tiene mayor probabilidad de desarrollar cáncer y alteraciones neurológicas» explicó el especialista y agregó que “con 60 toneladas de residuos orgánicos podríamos descontaminar un millón de litros de agua”.

El descubrimiento del joven colombiano tiene todo el potencial para convertirse en uno de los aportes más importantes de los últimos tiempos para la preservación del agua en el mundo. Su resina, -denomina fenólica- limpia el agua mucho más que el carbón activo:

  • En el níquel, la resina retiene el 99,14 por ciento, mientras que el carbón activado sólo un 30 por ciento;
  • En el cromo, la resina de plátano alcanza a retener un 76,4 por ciento del compuesto, el carbón activado que sólo retiene el 20 por ciento.
  • En el plomo, lo sobrepasa con un 94 por ciento, contra un 40 por ciento del carbón activado.

Vía | El Tiempo