África llevará a Copenhague las voces de las víctimas del calentamiento global

Con vistas a la Conferencia sobre el Cambio Climático que se realizará el próximo diciembre en Copenhague y teniendo en cuenta que son pocos los gobiernos verdaderamente comprometidos con la actual situación, cinco personas provenientes de Kenia, Malí, Malaui, Uganda y Suráfrica, hablaron hace unos días sobre inundaciones y sequías, cosechas abundantes sustituidas por pobreza, malnutrición y malaria. Lo hicieron en Ciudad del Cabo ante un simbólico tribunal presidido por el Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y organizado por Intermón Oxfam y la organización local Environmental Monitor Group, en su campaña Tiempo para la justicia climática.

sequia_los_andes_1

Después de pasar por 15 países, la campaña llevará estas voces a Copenhague, que será una suerte de conjunción para expertos y víctimas; quienes, desde su experiencia, buscarán concienciar a los líderes que allí se reúnan. África, al igual que otros innumerables lugares en el mundo, ha sufrido durante estos últimos años los embates del clima: en 2007 llegaron las inundaciones, con El Niño; a las cosechas arrasadas les siguieron las sequías y luego, una explicación: el cambio climático.

Antes, Uganda nutría a Congo, a Kenia, a Sudán. Ahora dependemos de la ayuda exterior. Tienen que parar las emisiones o reducirlas. Pararlas o reducirlas. La gente muere: cinco o seis al día en mi comunidad, por enfermedades y hambre; dijo Constance Okollet, de Uganda, tiene siete hijos y 45 años, de los que ha pasado 26 trabajando en el campo.

Pasada la noticia, las catástrofes suelen dejar secuelas que estas comunidades sufren durante años, y que en muchos casos, parecen imposibles de superar. Si la agricultura se muere, también lo hace la ganadería, explicó Omar Jibril, keniano de 50 años.

No hay hierba para los animales. Yo antes tenía 200 vacas y ahora me quedan 20. La gente vendió el ganado que no podía alimentar. Luego se quedó sin dinero. No puede enviar a los niños al colegio; la comida allí es insuficiente.

No sólo eso. Las diversas problemáticas del cambio climático se suman a los numerosos inconvenientes que los países africanos intentan enfrentar desde hace décadas. Una situación generalizada, donde lo más frustrante es no encontrar alternativas por ninguna parte.

Tenemos mosquitos todo el año. Antes no. Más riesgo de malaria. Mueren muchos niños. Queremos los árboles en el río, que nos den árboles a las mujeres para plantar. Las mujeres más jóvenes se prostituyen, hasta para poder comprar compresas. Hay más riesgo de VIH, reclamó Caroline Malema, de malawi, con 46 años. No podemos trabajar solos, tenemos que trabajar juntos y necesitamos a los políticos de nuestro lado, añadió Rachel Hesselman, una surafricana de 41 años.

Countries_by_agricultural_output[1]-747806

El arzobispo Desmond Tutu habló del cambio climático como “otra grave injusticia” sobre los países pobres e insistió en la misma idea: “Esto no es sólo ciencia, es un tema moral. A nadie le va ayudar tener un montón de millones de dólares y aire acondicionado. Se va a ahogar lo mismo. O nadamos todos juntos o nos ahogamos todos juntos“.

De la cumbre de Copenhague, que se celebrará entre los días 7 y 18 de diciembre, se espera un documento que sustituya al Protocolo de Kioto, que no han firmado países clave como Estados Unidos o China. El primer ministro británico, Gordon Brown instó a los líderes mundiales a realizar todos los esfuerzos para conseguir un acuerdo sobre el cambio climático. Advirtió, que de no lograrlo, Reino Unido, al igual que otros países, sufrirá “catástrofes” naturales en forma de inundaciones, sequías y olas de calor mortíferas. Brown alertaró que no hay ningún plan B si no se llega a un acuerdo y que sólo tienen cincuenta días para alcanzarlo.

Vía: El país