Green Planet Bottles se suma al mercado de las botellas biodegradables

La empresa estadounidense Green Planet Bottling se ha fijado como meta marcar una diferencia creando productos que no perjudiquen al medio-ambiente, pero que también pueden comercializarse de forma simple y rápida. Con dicha misión puesta en marcha, Green Planet ha lanzado recientemente una marca de agua mineral más sostenible, ya que está envasa en botellas fabricadas con materiales 100 por ciento reciclables y libres de petróleo.

La botella de Green Planet se suma a una serie innovadora de envases fabricados con materiales vegetales renovables, lo que reduce el impacto ambiental y las emisiones de CO2 que se generan en la producción de botellas de plástico. Además, la empresa también participará del reciclado, gracias a programas de recompra de los envases usados. Al igual que la marca británica Belu y su par norteamericana Biota, Green Planet pretende demostrar a través de esta botella biodegradable que es posible y rentable realizar este tipo de envases y evitar el uso de petróleo en los mismos.

Recordemos que las botellas PET se realizan a base de petróleo y que en su fabricación se utiliza un galeón de este combustible cada 72 envases. Se utiliza un 65 por ciento más de energía y pueden permanecer durante 1000 años, produciendo una enorme cantidad de basura.

Las botellas de Green Planet se biodegradan en 80 días y cumplen los requisitos del programa BioPreferred del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, que promueve materiales biológicos respetuosos del medio ambiente. Este tipo de botellas son más saludables, ya que no liberan en el agua sustancias químicas, como puede ocurrir con las de plástico.

Además, se busca reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del transporte, por lo que sólo se utilizará agua de fuentes ubicadas hasta 800 kilómetros de las plantas de procesado.

Hoy día, la empresa ofrece envases de medio litro, mientras prepara botellas de 33 centilitros y 1 litro que se comercializarán en breve. Se planea su distribución en colegios, empresas y hoteles, y luego en restaurantes, lugares de venta al público e instalaciones públicas.