Grifo Portable para zonas humilde pretende evitar enfermedades relacionadas con el agua en todo el mundo

Pensar que algo tan incorporado a nuestras vidas como el grifo puede salvar vidas es raro para nosotros. Para quienes hemos tenido la fortuna de nacer, crecer y disfrutar de hogares que cuentan con un servicio de agua de red resulta difícil pensar cuánto cambia nuestras vidas el acceso a este beneficio. Bañarse, lavarse las manos, limpiar el hogar, la vajilla, la ropa o cocinar, son tareas simples que representan un verdadero desafío para casi la mitad de la población mundial. Por eso, luego de pasar unos días en una aldea muy humilde de Perú, el profesor Kim Chow ideó un grifo portable para ayudar a miles de personas. Te contamos cómo funciona.

Balde a balde, grifo portable en Perú

El 46 por ciento de la población mundial no posee acceso al agua corriente en su hogar. Las familias de Cerro Verde, un barrio fuera de 30.000 personas de Lima, Perú, forman parte de esa estadística. Allí, un camión distribuye agua sin potabilizar y las mujeres llevan el agua hasta la colina en sus hogares. El contenido del tan preciado barril debe ser suficiente para el consumo de la familia y la higiene del hogar, por lo que es vital evitar el derroche.

Para todas estas personas, resulta difícil algo tan simple y esencial como el lavado de manos. Sabemos que el aseo personal puede salvar tantas vidas como el agua limpia, pero sin un cómodo acceso a agua y jabón, es complicado que puedan mantener sus manos limpias.

El profesor Kim Chow visitó este poblado y pensó que el sistema Balde a Balde, nombre que ha dado a un grifo portable, puede ser una solución que además de facilitar las tareas a estas miles de personas, hará que la ciudad sea menos vulnerable a las enfermedades transmitidas por el agua. El producto se compone de un clip, manguera, bomba de sifón y válvula on / off.

Balde a Balde ofrece una alternativa accesible a los sistemas de sumideros existentes mediante el aprovechamiento de los recipientes de agua existentes y los patrones de uso. Chow y sus compañeros de clase en el Art Center College of Design lo plantean como una solución barata para las necesidades de la ciudad y como una manera de animar a los niños, que antes no podían llegar a los tambores, a lavarse constantemente las manos antes de comer o después de ir al baño.

Como ves, algo tan simple como un grifo puede cambiar la vida de millones de personas.

Fuente | Idsa