El acceso al agua potable puede salvar más vidas que muchos medicamentos

¿Sabías que cada año mueren en el mundo 1,2 millones de niños por diarrea? El dato relevado por organizaciones internacionales como Acción contra el Hambre demuestra la extrema importancia de contar con un sistema de saneamiento adecuado y sobre todo, de cuánto mejora la calidad de vida en las comunidades el tener acceso a agua potable.

Un saneamiento precario o malas condiciones de higiene pueden significar la muerte de muchas personas. Enfermedades relacionadas con estas condiciones son la causa de muerte de más de un millón de niños cada año. El 80 por ciento de la mortalidad infantil se origina en problemas relacionados con el agua; así de importante es la distribución de este recurso.

Según los especialistas en la materia, solucionar el acceso al agua potable y ofrecer un saneamiento adecuado no requiere de una gran inversión pública en infraestructuras, pues medidas más sencillas que podrían aliviar este déficit. En Filipinas, por ejemplo, Acción contra el Hambre generó estructuras sociales para una correcta disposición de residuos y educó a la población sobre la importancia de realizar una gestión adecuada para garantizar la salud pública.

Mejorar las condiciones de higiene y educar sobre cómo debe consumirse el agua para evitar enfermedades es algo que puede hacerse sin invertir millones de dólares.

La organización explica la importancia de acceso a agua segura en un video publicado en su sitio web:

Vía | iAgua